Un día mágico con Teresa

Esto me pasó haciendo el camino de Santiago en bici, la ruta de la plata, desde Salamanca, con mi buen amigo Félix.

Paramos en pueblecito a descansar, cerca del mediodía.

 

Estábamos en Zamora, en la etapa de Santa Marta de Tera a Mombuey.

En principio una parada corta para llegar al albergue cuanto antes.

 

Y nos sentamos en la acera a beber agua.

Al poco una mujer nos ofreció unas galletas y chocolate, era la dueña de la casa que teníamos a la espalda.

 

Bueno, le hicimos la ola, y empezamos con nuestro número del peregrino, peloteo 3.0, un taller gratuito que ofrecemos en simpáticos sin fronteras.

 

Y claro se acercaron otros vecinos, esto nos pasa mucho.

 

Pero una de las mujeres, con unas gafas de sol enormes, se me quedo mirando, empezó a entrar y salir de la casa, nerviosa, era amiga de la primera señora.

 

Me resultaba familiar, pero no sabía de qué.

 

El caso es que me pregunta ¿No te acuerdas de mí?

 

Me quedé mirando atento y le dije, quítate las gafas.

 

En cuanto se las quitó, reconocí sus ojos al instante.

 

¡Teresaaaaaa!

 

Mi profesora de primaria, me había reconocido, 30 años después.

 

Estuve sin poder hablar un buen rato, luego lloramos, reímos, nos invitaron a comer y pasamos el resto del día juntos.

 

Me cogió de la mano como cuando era pequeño, y me enseñó todo el pueblo, presumió con las vecinas, yo feliz.

 

Había estado muy enferma, ahora se estaba recuperando, así que esta sorpresa le subió el ánimo.

 

Aún me cuesta hablar de la despedida.

 

He tenido muy buenos profesores en mi vida.

 

Pero Teresa es especial, porque apareció cuando más la necesitaba.

 

Había tenido muy malos profesores hasta entonces, o no nos habíamos entendido, por intentar ser justos.

 

Yo ya pensaba que era defectuoso ¿Te lo puedes imaginar? con 5 años y ya está, sentenciado.

 

Pero Teresa dijo que de eso nada.

 

Y no es que hiciese nada especial creo yo, simplemente conectó conmigo, se tomó esa molestia.

 

En un curso me puse al día.

Nunca más he vuelto a darme por perdido.

 

Hay personas con las que conectas de manera especial, por el motivo que sea.

 

Lo que te enseñan entra en tu cerebro sin esfuerzo ni resistencia, y se graba allí para siempre.

 

Yo los llevo siempre conmigo, son un tesoro para mí.

 

Últimamente me ha vuelto a pasar.

 

Tenía un problema importante para generar contenidos en mi web.

Pero las personas adecuadas están apareciendo una vez más.

 

Si te estás iniciando o quieres aprender Copywriting te recomiendo este curso.

El ABC del Copywriting

 

Hay más personas que me están inspirando con esto del Copywriting, pero de eso hablaré en otro momento o no ;-)

 

Fotografía de Vladislav Nikonov en Unsplash

 

0 Comments